La banda exige un monto de 666 mil USD por sus servicios musicales.

Si eres fan de Skinny Puppy seguramente te la pasarías muy bien en la cárcel de los Estados Unidos en Guantánamo, pues se ha dado a conocer que el gobierno norteamericano usaba la música de los canadienses para torturar a los internos acusados de terrorismo.

Ahora, la banda se ha declarado sumamento ofendida por el hecho y ha enviado una factura al Departamento de Defensa de Estados Unidos por 666 mil dólares por la música utilizada. “Les mandamos una factura por nuestros servicios musicales, pues ellos utilizaron nuestra música sin nuestro conocimiento y lo usaron como arma contra alguien” declaró Evin Key.

“No me gustaría ser sometido a ningún tipo de música durante 6 o 12 horas a volumenes excesivamente altos”. La banda levantó una demanda contra el Departamente de Defensa.