Hablar de Pancho Villa es hablar de gallardía y convicción. La revolución mexicana no habría sido la misma sin la intervención del centauro del norte.

Uno de los protagonistas más sobresalientes del episodio revolucionario, nació en Durango en 1878: Doroteo Arango, dicen unos, pero Pancho Villa para todos, se ganó al cariño de la gente por medio de las hazañas que se narran de él. Su valentía y carisma le dieron un lugar especial en nuestra historia.

Hombre de carácter fuerte pero de gran corazón que siempre luchó por las causas sociales más demandantes. Equidad, lealtad y justicia eran parte de su moral. Si hubiera querido habría sido presidente de México, pero lo de él era la gente, no la política contra la que él peleaba (curros).

Su figura se enaltece y es recordada por la osada misión que emprendió en Columbus en 1916. No se tiene claro qué motivó este hecho, lo que sí se sabe es que con ello movilizó a las fuerzas armadas de Estados Unidos y sorprendió al mundo entero.

La gran División del norte fue el estandarte que enorgullecía a los villistas en el movimiento armado encabezado por Villa que se creó en contra del gobierno.

La revolución mexicana trajo consigo un sinfín de anécdotas de todo tipo, y las musicales no son la excepción, con el surgimiento de canciones típicas como la cucaracha, uno de los capítulos más sangrientos de la historia de México se erigía al ritmo de singulares corridos como La Adelita o La cucaracha.

Por su parte, se dice que una de las canciones favoritas de Pancho Villa era Las tres pelonas, que en ocasiones era interpretada por bandas de viento, cundo Villa quería escucharla la banda de la División del norte la interpretaba y el revolucionario bailaba y se divertía.

Bien librado salió Pancho de las marrullerías en las que sus enemigos pretendían envolverlo para verlo muerto. Pero la suerte no le sonrió aquel 20 de julio de 1923 cuando una conspiración para emboscarlo, encabezada por Jesús Salas Barraza lo sorprendió en Parral, Chihuahua.

Aproximadamente 150 disparos recibió el automóvil en que viajaba Villa cuando lo emboscó un grupo de hombres armados, que a la orden de un muchacho, dispararon cuando regresaba a su hacienda ubicada en Canutillo. Cayó muerto el revolucionario que unos idolatraban y otros odiaban, pero nació la leyenda casi religiosa que Pancho sembró.

Existe un interesante video en Youtube titulado: “Testimonio de José Saenz Pardo sobre el asesinato del general Francisco Villa”, en el que José Saenz Pardo, quien formaba parte del grupo de tiradores que acribilló a Pancho, habla acerca de cómo planearon la emboscada.

Hace unos días, se cumplieron 95 años de su muerte. En la actualidad, cada aniversario luctuoso del Centauro del norte se recibe con gran júbilo. Las fiestas, que principalmente tienen lugar en algunas regiones de norte del país, en la que se realizan desde representaciones de su muerte, actos políticos, ferias, bailes y hasta misas en su memoria, reflejan la magnitud del legado que dejó Villa.

Desde aquel lejano 1910, en que dio inicio una de las revoluciones sociopolíticas más importantes de nuestro país, a la fecha, Pancho Villa ha sido inspiración para todo tipo de expresiones artísticas, entre todo eso la música no puede faltar. Es por eso que, a su memoria, les presento 10 canciones sobre Panchito, que van desde rock hasta el metal.

 

– – – – – – – – –

 

Banda: Iron Bastards
Canción: Pancho Villa
Álbum: Boogie Woogie Violence

 

Banda: Brujería
Canción: División del norte
Álbum: Brujerizmo

 

Banda: Pancho Villa 
Canción: Campanas del diablo
Álbum: Campanas del diablo

 

Banda: Drakonia
Canción: El centauro del norte
Álbum: Resiste

 

Banda: La división del norte
Canción: It’s A New Day
Álbum: Vibraciones del 11 de septiembre de 1971

 

Banda: A sangre y fuego
Canción: Centauro del norte
Álbum: A sangre y fuego EP

 

Banda: Los Kahunas
Canción: Pancho Villa
Álbum: –

 

Banda: Machete
Canción: Pancho Villa
Álbum: Machete

 

Banda: The Broadways
Canción: It Was Pancho Villa
Álbum: Broken van

 

Banda: Link Wray
Canción: Pancho Villa
Álbum: Slinky link