Este fin de semana el escándalo estalló cuando los cuatro miembros de la banda polaca Decapitated fue arrestada al sur de California, tras ser acusados por una mujer de haberla secuestrado y violado en el autobus de la gira tras el show que los europeos ofrecieron el pasado 31 de Agosto en Spokane, Washington.

Según documentos oficiales, la mujer fue invitada junto a una amiga a entrar al autobus de la banda, el cual se encontraba estacionado afuera del recinto. Según las declaraciones dadas a la corte, la supuesta víctima “estaba emocionada de poder conocer a la banda, hasta que uno de los miembros comenzó a tomarla de los pechos.” Este habría sido identificado como el baterista, Michal Lysejko. Tras esto, la mujer habría comenzado a sentirse incomoda, pues los músicos comenzaron a hablar en polaco y “sintió un cambio en el ambiente dentro del autobus, pues comenzaron a verla como una presa.”

Sin embargo, antes de intentar salir del autobus, la mujer habría ido al baño, a donde fue seguida por el cantante Rafal Piotrowski, quien la besó y comenzó a desbrochar su cinturón a lo cual intentó resistirse y avisar a la amiga que la acompañaba, a lo que uno de los miembros de la banda le dijo que esta se había retirado y debía divertirse. La presunta víctima trató de apartar a Piotrowski, pero este la giró contra el lavabo del baño. Según los documentos obtenidos, “ella pudo ver a través del rabillo del ojo, a los cuatro miembros de la banda violándola por turnos.”

 

Tras ser detenidos e interrogados por policias en Los Ángeles, el guitarrista principal de Decapitated, Waclaw Kieltyka aceptó que vio a Piotriwski y al bajista Hubert Wieckek teniendo sexo con la presunta víctima, pero sin admitir si fue un acto de violación y aceptó dar una muestra de ADN. Tanto Piotriwski como Wieckek aceptan que ambas mujeres estuvieron de fiesta dentro del autobús, pero que nadie fue obligado a hacer nada dentro del este y ambos se negaron a dar una muestra de ADN, además de negarse a declarar más sin un traductor. Por otro lado, el baterista Lysejko solo se limitó a decir que no recuerda a ninguna de las dos chicas.

En estos momentos, los polacos siguen detenidos en California enfrentando una orden de extradición hacía Spokane, donde enfrentarán el juicio por todos los cargos presentados, todos de primer grado. Aunque todavía no se tiene una fecha oficial para que esto suceda, el proceso de extradición podría tardar hasta 30 días.

Las redes sociales de Decapitated han sido eliminadas de la red.