5 años tuvieron que pasar para que los suecos Deathstars volvieran a suelo mexicano. Tras anunciar una gira de casi una decena de fechas en nuestro país, la primera parada de los originarios de Estocolmo se dio el viernes pasado en Der Bunker, un recinto enclavado en una de las zonas más caras de la Ciudad de México, Polanco.

La peregrinación de los fans hacia Der Bunker comenzó desde muy temprano y desde las 6 de la mañana ya había personas formadas en las afueras del lugar esperando el inicio del show, la firma de autógrafos que se llevaría a cabo un par de horas antes del inicio del show y el soundcheck que algunos afortunados fans se habían ganado a través de diversas dinámicas en las redes sociales del promotor.

Aún cuando estaba anunciada la participación de las bandas mexicanas Biomortek y Morrigain, esto no pudo ser posible por complicaciones en la logística. Una lástima. Quien si pudo cumplir fue el DJ Psyklon, quien  cumplió con creces en su misión de prender a la audiencia, mientras en su setlist desfilaban temas de bandas como ASP, Rammstein o Oomph!.
En punto de las 9:30 PM, Deathstars subió el escenario, saludó a sus fans y comenzaron los acordes de ‘Temple of Insects’. El tamaño del lugar y la cercanía del escenario a la barra de contención permite que Andreas Bergh, Emil Nödtveidt, Oscar Leander y Jonas Kangur estén a solo centímetros de los cientos de fans que vinieron de todas partes de la Ciudad para presenciar su show.

La emoción del gran inicio, se transforma en nerviosismo, pues apenas comenzando ‘Metal’, el sonido tienen un fallo. El bajo y el mocrófono dejan de escucharse por unos segundos. La batería de Oscar y la guitarra de Emil siguen sonando, por lo que los fans no le dan importancia a a la falla y siguen cantando a todo pulmón. Un par de minutos después, todo vuelve a la normalidad y Deathstars se encarga de terminar el tema.

“Es bueno verlos de nuevo, mis queridos mexicanos” dice Andreas Bergh, transformado en Whiplasher Bernadotte mientras en el ambiente resuenan temas como ‘Death Dies Hard’, ‘All the Devil Toys’, ‘Explode’ o la clásica ‘Synthetic Generation’. La banda luce feliz sobre el escenario y ni que decir de los fans. Tantos años de espera hicieron que la emoción por el regreso de los nórdicos estuviera al tope, lo cual se nota en las gargantas de todos y cada uno de los asistentes, que reciben la enorme energía de desprenden KangurNödtveidt.

Luces rojas y azules bailan sobre el escenario mientras Deathstars no da un segundo de tregua haciendo explotar el Bunker con el tema que da nombre a su más reciente producción, ‘The Perfect Cult’ que lanzaron hace apenas unos meses. Oscar Laender y Andreas Bergh lucen serios e implacables mientras entonan ‘Play God’, ‘Semi Automatic’ y ‘Blood Stains Blonds’, tema con que cierran la primera parte de este show, antes de tomar unos minutos de receso.

El grito de los asistentes hace regresar a los suecos quienes terminan su espectacular noche con una tercia que deja satisfechos a todos y cada uno de los fans. Primero, con ‘Motherzone’, seguido de ‘Cynade’ y terminando con el que es sin duda su mayor éxito: ‘Blitzkrieg’

Un show intimo, con una excelente asistencia, un gran sonido e impecable producción, dejó muy satisfechos a los fans, quienes esperan con ansias que el regreso de Deathstars a nuestro país no vuelva a demorar tantos años.

Boom!