Fotografía por Lulú Urdapilleta – OCESA


CORONA CAPITAL

El viernes de la semana pasada, Chava Rock escribió en su columna en Nuestro México (la cual pueden leer picándole aquí) sobre su desaprobación de que el Festival Corona Capital no incluya bandas mexicanas en su cartel, considerándolo un acto de segregación y clasista que no debería permitirse.

De entrada podría tacharse a los organizadores del festival como los responsables de esto, pero, ¿es así? La respuesta está en el mismo texto del periodista: “Este fin de semana se realizará en el Autódromo Hermanos Rodríguez el esperado Festival Corona Capital, un encuentro internacional que se ha consolidado como uno de los más importantes del país, sobre todo por la inclusión de una gran cantidad de bandas que difícilmente se podrían ver en directo en México.”

Desde el año pasado, el Corona Capital dejó de considerar a actos nacionales, aunque los DJ’s mexicanos Danny Brand y Dohko fueron incluidos – el primero de última instancia y el segundo por ser ganador de un concurso hecho por Corona –  en 2013 y 2014, respectivamente. ¿Fue decisión absoluta de la gente organizadora del festival? No, ellos responden a lo que quiere ver la gente EN MÉXICO, es decir, a bandas que difícilmente vendrían y que al ver la respuesta del público podrían animarse a regresar. Y no lo digo yo, sino es Armando Calvillo de OCESA quien lo ha declarado en entrevistas (aquí y aquí pueden leer un par).

Pero también podemos remitirnos –por ejemplo- a los comentarios en redes sociales que surgieron cuando se publicó el cartel de este año, las personas pedían que se añadieran más artistas internacionales (como Interpol y The Strokes, solicitados todos los años) y casi no se ven encargos nacionales. Quienes asisten al Corona Capital pretenden ver a bandas y artistas de otros países.

Tampoco se trata de menospreciar el talento mexicano, pero la oferta del Corona ya no va por ahí, éste se ha decantado por una propuesta internacional en respuesta a lo que la gente exige en él. Después de todo se han creado más festivales que sí los consideran (como el pasado Hellow Festival en Monterrey).

Así que quienes segregan a los nacionales en el Corona Capital, somos nosotros, el público. ¿Otra prueba? El Vive Latino ya está metiendo actos no latinos; Nine Inch Nails, Arcade Fire y 2 Many DJ’s cerraron el escenario principal en jueves, viernes y domingo, respectivamente, en la reciente edición 2014. Mientras Rodrigo y Gabriela que se presentaron en el Pyramid Stage de Glastonbury, u Hocico que encabezan carteles europeos, posiblemente en el Vive no los pondrían a cerrar.

Por cierto, los festivales en Inglaterra, Brasil y demás países son otro asunto. Y por supuesto que Glastonbury incluye a sus compatriotas; sin intención de ofender, Hello Seahorse! no es lo mismo que Kasabian.

 

EYESCREAM METAL FEST.

Por otro lado, y en otra escena, este sábado 18 de octubre se realizará la edición 2014 del Eyescream Metal Fest en el Circo Volador, un gran evento metalero donde el menú internacional está compuesto por Havok, Legion of the Damned, The Faceless, Cattle Decapitation, The Agonist y Exodus. Y también hay menú nacional: Death Letters, Delirium, Orcus o Dis, Acrania y Black Trip, todos con un efectivo Death Metal hecho en México.

Aquí, las bandas mexicanas tienen la ventaja de que sus presentaciones no se empalman con las internacionales, sino que están intercaladas. Sin embargo, nuestros paisanos tienen 20 minutos por banda para descargar su poder y dar argumentos al complicado público metalero para escucharlos y no ser pretexto para ir por las chelas, salirse o simplemente para hacerlos moverse del escenario principal.

Esta será la primera prueba para saber qué tanto están dispuestos estos espectadores a apoyar a sus connacionales.

 

HELL & HEAVEN METAL FEST.

La segunda prueba, y más fuerte, vendrá el próximo sábado 25 de octubre en el Hell & Heaven Metal Fest en la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Las bandas mexicanas y latinas tendrán que hacerle frente con toda su artillería a las extranjeras porque aquí sí se empalman y mientras Overkill esté en el Hell Stage, Transmetal estará en el True Metal Stage y Wrecker en el Foro Norte Stage; o cuando el Rob Zombie ande en su fiesta del Heaven Stage, Thrashsteel va a estar devastando en el New Blood Stage.

La parte chida es que en todo momento hay música sonando para cada gusto, ya sea para el más TRVE, para el Mainstream, para el “underground”, para los forevers de los 90, para los oscuros, etcétera.

Calidad y excelentes propuestas nacionales las hay, por mencionar algunos nombres: Next, Leprosy, Maligno, Trágico Ballet, Thantra, Cemican, Avatar, Mystica Girls, Agony Lords, Intoxxxicated, Archetype, Spit on Your Grave, entre varias otras bandas.

Ya tocará dar el veredicto, si los mexicanos fueron apoyados por los suyos o no.