BIENVENIDO AL METAL, COMBICHRIST
Escuchalo sin pensar en los primeros discos de Combichrist y verás que te gustará.
La voz de Laplegua sigue sonando forzada para el género.
8Nota Final
Puntuación de los lectores 2 Votos
9.1

Si eres fan del sonido del Combichrist de antes, detente aquí. No importa lo que te digamos, pues este nuevo disco no te va a gustar. Por lo menos no si esperas encontrar algún rastro del sonido que alguna vez amaste en lanzamientos como ‘Everybody Hates You’ o ‘What the Fuck is Wrong with You?’. El camino que inició con ‘Making Monsters’ y ‘No Redemption’, que se fue puliendo con ‘We Love You’, termina de encumbrar a Combichrist como una banda de metal / rock industrial con ‘This is Where Death Begins’.

Andy Laplegua se juntó con el productor de Filter, Oumi Kapila y con Vlado Meller quien se ha encargado de la masterización de discos de bandas como Red Hot Chilli Peppers o Slipknot para lanzar un álbum, que si bien no será del agrado de la mayor parte de los fans de antaño de la banda. Con ‘This is Where Death Begins’, Laplegua termina por dinamitar una gran parte del fanbase que lo siguió desde los inicios de Combichrist en busca de las sendas mucho más amplias y fructiferas -hablando en términos de exhibición y financieramente- que el metal te puede dar.

Este disco, desde sus primeros acordes te suena a Rob Zombie, en momentos a Marilyn Manson, de repente a Nine Inch Nails, a veces a Rammstein [lo cual sería lógico por la amistad y los momentos que han unido a ambas bandas en los últimos años] y muchas otras ocasiones a cualquier banda de hardcore que puedas pensar. Mientras los beats de antaño han quedado relegados a dar ambientación a las canciones, las guitarras han tomado el protagonismo casi total del disco desde el mero inicio con ‘We Are The Plague’ con sus coros sobresalientes, pasando por ‘My Life My Rules’ y sus gritos degarrados que nos demuestran que la voz de Andy todavía desentona un poco para el género.

Aún cuando los sonidos electrónicos han sido relegados a un segundo plano, se hacen presentes en temas como la poderosa ‘Exit Eternity’ que un inicio nos recuerda las épocas del ‘Today We Are All Demons’ y de una forma mucho menos violenta con ‘Don´t Care How You Feel About It’ con un sonido más tranquilo, pero que los amantes del viejo Combichrist amarán.

Uno de los puntos más fuertes del álbum llega con ‘Skullcrusher’ con un ritmo un tanto más lento pero aplastante, que nos recuerda mucho a lo que hacía el ya mencionado Manson en sus tiempos de furia. Un ritmo similar encontraremos con ‘Time Again’, pero con una distorsión en las voces que le dan una ambientación completamente distinta. Otros temas que no desentonan con el ámbiente agresivo son la totalmente industrial ‘Pay to Play’ y ‘Slakt’ con sus cambios de ritmo.

 

combichrist 2016

 

‘Destroy Everything’ tiene un ritmo inspirado totalmente en el hardcore estadounidense, mucho más rápido que los temas anteriores al igual que ‘Tired of Hating You’, la cual estoy seguro es un tema descartado de uno de los tantos proyectos alternos de Laplegua, Scandinavian Cock. ‘Blackened Heart’ es una canción repetitiva, dura y que nos remite muchísimo al estilo de los alemanes Rammstein, un industrial más en ese estilo.

El álbum cierra de gran manera con la sentimental y -en un inicio- tranquila ‘Homeward’. Un Andy Laplegua recitando los versos de la canción con un tranquilo fondo de beats que poco a poco van subiendo en fuerza y rompe en un intenso guitarreo mientras el noruego grita ‘This is Where Death Begins!’

Combichrist ha sido acusado de muchas cosas, entre una supuesta traición a la escena que lo vio nacer y la inconsistencia, pero de algo que no podrán acusar a Andy Laplegua es de complaciente. Combichrist es una de las bandas que más juega y más experimenta con la evolución de su sonido. Puede que no sea lo que esperas. Puede no ser lo que te guste, pero no puedes decir que es malo.

‘This is Where Death Begins’ es un álbum muy bueno, potente y entretenido, solamente tal vez un poco más largo de lo necesario y tampoco es algo que aporte algo nuevo al género. ¿Eres un fan de antaño de la banda y quieres disfrutarlo? Solo no pienses que es un disco de Combichrist.