Ha pasado ya un mes desde que los miembros de la banda polaca Decapitated fueron detenidos acusados por secuestro y violacion tras un show en Spokane, Washington. 

El martes pasado, la policia local recibió la testificación de un voluntario que fungió como seguridad del evento ese día, en el que afirma que vio a las supuestas víctimas “frotándose” con los miembros de la banda, a tal punto “que ellos mismos pidieron que fueran sacadas.”

Según la declaración, el voluntario vio a una de las mujeres ingiriendo alcohol dentro del autobús, luego vio a ambas fumando un cigarrillo afuera de este y finalmente, vio a la supuesta víctima caminando y hablando por teléfono “más molesta que otra cosa.”

Los europeos están detenidos en una carcel de California mientras el proceso de extradición sigue su curso.