87

En el marco del festival de multiactividades Marvin uno de los eventos estelares fue la visita de Buzzcoks, quienes en una sola noche dejaron claro en México porque son una banda veterana y legendaria dentro de la escena punk.

Pulsera y boleto en mano los asistentes entrabamos al plaza condesa para encontrarnos con una enorme pantalla que iluminaba en letras naranjas y blancas alternandose el nombre de la agrupación del día. Todo ello mientras los patrocinadores del evento te llenaban de regalos en el pasillo de acceso como gorras, lentes de sol, geles antibacteriales de bolsillo y hasta paletas heladas con sabor a coctelería. Los maestros Buzzcocks entonces hacen su aparición y probando rápido sus instrumentos de inmediato inundan de ritmos punk el recinto con la potente “Boredom” seguida de grandes temas como “Fast Cars”, “Love Battery” y “Orgasm Addict” con todo y sonidos que asemejan pues si, un climax sexual desenfrenado.

En la pista hay un gran agujero donde los amantes del slam se dan el placer de vivir entre golpes y empujones el escuchar himnos como “Autonomy”, “Get On Your Own”, “Why She´s a Girl From The Chainstore” dedicada previamente a todas las mujeres del recinto y “Soul Survivor”. El momento de calma llega con “Why Can I Touch It” y su sonido mas calmado, pero solo sirve para tomar aire porque después con “I Don´t Mind” pero sobretodo con “Mad Mad Judy” y su loca combinación de punk con tintes rockabilly ponen al plaza a bailar y moverse de un lado al otro en un delicioso frenesí de adrenalina y velocidad. “Sick City Sometimes”, una canción ideal para escuchar cuando has tenido un día de la mierda, es la melodía con la que la presentación de Buzzcocks sigue avanzando.

El contraste entre los 2 miembros mas longevos de la banda es total. Y es que mientras en el centro el único miembro formador Pete Shelley se dedica a lo suyo con un aire de madurez casi inamovible que impacta mientras canta temas como “Nothing Left”, “Noise Annoys” y “You Say You Don´t Love Me” ; del lado izquierdo el flaco y largo Steve Diggle hace un sinfín de gestos y contorsiones robando la atención de los presentes con “Love You More”, “Promises” y “What Do I Get?”que de hecho, da por finalizada la primera parte del show.

Tras un breve descanso los ingleses regresan al escenario para interpretar “Harmony In My Head”, pero tristemente uno de los monitores de Pete Shelley deja de funcionar y el músico tiene que abandonar tras el segundo coro la canción, visiblemente molesto. Esto obliga al show a un segunda segunda pausa seguramente no planeada donde ahora si ya con todo resuelto, Buzzcocks se despide con la muy esperada “Ever Fallen in Love (With Someone You Shouldn’t’ve)” que es un verdadero manicomio en todo el recinto. No cabe duda que en el punk como los buenos vinos: Entre mas viejos mejor.

Punk de leyenda en el plaza condesa
Los Buzzcocks demostraron en el festival Marvin porque son unos pilares en la historia del punk ingles con una actuación inolvidable.
87