100

Carnicería brutal e inmisericorde fue lo que se vivió en la cuarta edición del Night Of The Living DEATH Fest con una tripleta demoledora compuesta por The Faceless, Napalm Death y como acto estelar Cannibal Corpse. 

El pabellón recibe en primera instancia a The Faceless. Los californianos regalaron una dosis de su death metal experimental y técnico con “Planetary Duality” y “Autotheist Movement”, ambas en las diferentes partes que las componen, además de otros éxitos como “Legion Of The Serpent”. The Faceless siempre ha sido un proyecto problemático con constantes rupturas, y en lo que a nuestro país concierne con un largo historial de cancelaciones y setlists incompletos; por lo que es todo un logro presumir dieron una presentación íntegra por fin y de muy buena calidad. La gente disfrutó su show e incluso la banda quería alargar su acto pero por los tiempos y por respeto a las otras bandas era ya imposible.

A pesar de lo aplaudido que se fue The Faceless, todavía no se respiraba un ambiente agresivo de un festival de metal extremo; quizá por lo complejo y experimental del género de Michael  Keene. Pero eso se iría al vil traste con brutalidad, con el arribo de Napalm Death.

Las luces rojas del recinto son el marco para que la declaratoria de “Multinational Corporations” se haga presente como introducción a “Instinct Of Survival”, que de inmediato activa el modo agresivo y de batalla de los asistentes. Napalm Death está en la casa y pone al pabellón como un campo de batalla al ritmo  de “When All Is Said and Done”, seguida del golpe en la cara que es la demencial “Smash The Single”. “Deberíamos tener un mundo sin fronteras ya que todos somos iguales, todos somos seres humanos” explica Mark Greenway antes de interpretar “The Wolf I Feed” y “Standarization”, mientras en el bajo la inconfundible figura de Shane Embery se balancea adelante y atrás de manera legendaria con ese porte único en el mundo del metal.

“Vamos a tocar algo de nuestro primer álbum, seguro lo conocen” anuncia Mark Greenway antes de tocar “Scum” que saca lo mas violento de la fanaticada en un moshpit gigante donde los golpes y empujones suben de intensidad. Los amos del grindcore están dando un espectáculo inolvidable que continua con “Life?”, “Victims Of a Bomb Raid” (Original de Anti Cimex), “Call That An Option?”  y “Control” entre otras, para que luego Napalm Death nos sorprenda tocando “You Suffer” y “Dead”… con menos de 5 segundos de duración entre ambas. “Suffer The Children” y el cover de “Nazi Punks Fuck Off” original de los Dead Kennedys van poniéndole punto final a la presentación, que  detona en el último gran momento de violencia con “Siege Of Power” como candado.

Vamos a la mitad del evento y ya la gente está sudada y respirando de prisa por tanta adrenalina. Algunos  tipos andan cabizbajos por la tremenda cantidad de celulares “bolseados” en este evento, cortesía de gente lacra y sin escrúpulos que solo entra a joder.  Pero no hay chance de quedarse estático porque es momento de que Cannibal Corpse haga suyo el escenario. Los originarios de Buffalo no se andan con rodeos y de inmediato quieren dinamitar la pista con “Code Of The Slashers” , “Only One Will Die” y “Red Before Black”; y el pabellón se vuelve una sucursal del dolor y la violencia con ese arranque. “Evisceration Plague”, “Scavenger Consuming Death” y el clásico inicio lento y sucio que luego explota en una masacre llamada “The Wretched Spawn” son una delicia para los fans, e incluso un par ya lucen una fuga del liquido vital por su nariz o entre los dientes.

George Fisher hace agitar su cuello del tamaño de un muslo promedio al ritmo de “Pounded Into Dust”, “Kill Or Become” y “Gutted”; y su larga melena hace un eterno rehilete que imprime sin duda un efecto visual bestial. El descomunal vocalista pide un grito de la gente pero no le satisface, y llamándolos patéticos los llama a gritar de nuevo y la respuesta ahora si es ruidosa, por lo que el cantante ya satisfecho procede a seguir con el setlist ahora con “Corpus Deliciti” y “Devoured By Vermin”. Quienes hemos visto más de una vez a Cannibal Corspe sabemos es un grupo que tiene una vibra extraña que siempre incita a slams agresivos y a una emoción violenta altamente notoria en su fanaticada. Prueba de ello el monumental circle pit que se genera en la clásica “A Skull Full Of Maggots” y que de hecho mantiene su intensidad en “I Cum Blood”.

“Suuuuuuuffeeeeeeeeer!” gutura desgarradoramente Fisher al micrófono, y el himno a la tortura y a infringir el sufrimiento se hace presente con “Make Them Suffer”, aunque nosotros sufrimos más pero porque sabemos la presentación se acerca poco a poco a su fin. Sin embargo todavía tenemos tiempo de disfrutar un par de clásicos más con “Stripped, Raped And Strangled”; y finalmente el ya clásico cerrojazo de brutalidad pura con “Hammer Smashed Face”. La presentación concluye con la ya clásica invitación de Cannibal Corpse de seguir apoyando el death metal, y todos nos retiramos satisfechos y empapados en sudor y golpes.

¡Brutalidad y poder hasta morir!
El Night Of The Living Death Fest en su cuarta edición nos regaló una noche única de death metal y huesos rotos, confirmando su status como uno de los mejores conceptos de música extrema
100