Existen un sinfín de bandas excelentes en la escena del black y el thrash metal, pero son pocas las que pueden conjugar a ambos géneros produciendo un sonido único que conserve la oscuridad y pesadez del primero con la velocidad y la adrenalina del segundo. Aura Noir es una de esas pocas bandas y su sonido es la perfecta convergencia entre ambas vertientes, lo cual quedó demostrado la noche del viernes pasado en el Salón Bolivar.

Con un recinto al tope de su capacidad al grado de que ir del escenario al baño era una odisea digna del metro en horas pico, las primeras bandas nacionales hacen su aparición, y el talento de agrupaciones como Hacavitz o Hostem es bien recibido por los asistentes, todo con un muy buen sonido y fidelidad que permite disfrutar cada nota.

Una hora después de lo anunciado, Aura Noir subió al escenario y de inmediato el ataque (literal) se desencadena con “Black Thrash Attack” para continuar con el martillante riff de “Deep Tracts of Hell” y hacer que el círculo de slam se abrá con temas como “Blood Unity” y “Out of Die”.

Las voces rabiosas de Apollyon y Aggresor se intercalan en un duelo de alaridos infernales con temas como “Snake”, “Sordid” y “Upon the Dark Throne” hasta que llega el que sin duda fue el slam más agresivo y brutal de la noche con la abrasante “Hell´s Fire”. Y luego, con una breve dedicatoria al recién finado Lemmy Kilmister de Motorhead, la rápida y vertiginosa “The Stalker” pone como locos a los adoradores del metal que no paran de brincar y agitar el cuello. No obstante, en esta parte del show el espectáculo es interrumpido por una falla en el instrumento de Aggresor.

“Destructor”, “Gaping Grave Awaits” y la muy esperada “Condor” son tocadas con maestría mientras Blasphemer arranca sonidos infernales de las cuerdas de su guitarra compaginados infernalmente con la batería de Kristian Valbo. “Black Metal Jaw” es un tema clásico y más tranquilo que permite recuperar el aire.

“Vamos a tocar un tema más, así que denos todo lo que tienen” pide al micrófono Apollyon y con el aval del rey del inframundo “Hades Rise” pone las largas cabelleras a agitarse en todo el Salón Bolivar; y Aura Noir decide regalar un tema más cerrando la noche con “Conqueror”. La gente pide a gritos “Abbadon” una de las consentidas de la fanaticada de Aura Noir (y que de hecho si tocaron en su también existosísima presentación en Monterrey un día antes), pero los noruegos se retiran del escenario dando por terminada la infernal noche.