En la escena canadiense del metal existen varias bandas que ya han colocado un nombre en el registro mundial, están Annihilator, Voivod, Anvil, The Agonist, Cryptopsy, Kataklysm, Kittie, entre muchas otras. Pero pocas son las que tienen que ver con el metal sinfónico y Power, y es ahí donde entra una nueva banda de Toronto que, formados en 2012, llegan con su álbum debut para comenzar el duro camino en la vertiente más estruendosa del rock.

The Lion and the Jester es el título con el que este quinteto da inicio a su andar discográfico, ya que no hubo demos o sencillos previos. Ascendia practica un Power Metal con detalles sinfónicos y progresivos, haciéndose patente la rama que pretenden seguir, la de bandas como Kamelot o Nightwish.

Los canadienses se integran con Billy Lov comandando la batería, Maestro en la labor del teclado, John Abanador rasgando el bajo, la guitarra dirigida por John Lov y el quehacer vocal a cargo de Nick Sakal, quien en momentos alcanza registros de tenor.

Desde el primer tema ‘At the End of It All’ se exhiben varios factores de lo que tiene Ascendia para este álbum, la impresión de drama en el desempeño vocal de Nick que se mantiene en cada canción e instrumentación etérea, con trances melódicos y otros más dados a lo pesado. Y es en ‘Remember Me’ donde Maestro hace de su composición de teclado una fuerte carga que brinda ostentación al track.

‘Moonchild’ viene como otro corte de mucha sinfonía, sin descanso de este elemento que gustará a los más adeptos a la suntuosidad sinfónica. Por otro lado, ‘Demon Eyes’ muestra a unos Ascendia trágicos y hasta Doom, lo que los pone como una banda que también puede salirse un poco de su estilo sin perder.

También la fragilidad posee aforo en el álbum con la balada de rigor, ‘Last Forever’ coloca el momento sutil con un Nick muy íntimo y conmovedor.

La inclinación progresiva se vuelve bastante notoria al sonar ‘No More Tales to Tell’ y sus puntuales pasajes crecientes y sucesivos, una cimentación gradual característica del estilo. Después viene ‘Why Angels Cry’, una breve y melancólica pieza instrumental con un violín protagonizando.

Un cierto ritmo de metal épico es el que tiene ‘Faded Away’, aunque quizá no sea de las mejores del álbum… La que sí lo es lleva por nombre ‘My Last Song’ gracias a los efectivos riffs y doble pedal en la batería, lo que convierte a este tema en uno de los más pesados.

Una canción extraña es ‘The Song That You Deserved’, podría encajar en el clímax de una película animada infantil, aunque no es un mal tema sí es muy dulce.

Para terminar se arroja un contraste, primero en un viaje sinfónico más que pone la pomposidad aún mayor, por si hacía falta una descarga más intensa. Y luego un final acústico que se hace pasar por otra balada.

Ascendia se ha marcado un muy buen debut que debería traerles buenas oportunidades y un lugar en el panorama del metal, tanto Power como sinfónico e incluso progresivo.