100

Las holandesas de Asagraum visitaron por primera vez la Ciudad de México y dieron una gran presentación en el Bajo Circuito. La curiosidad que crean al ser una de las pocas bandas de black metal conformada únicamente por mujeres, sumado al diabólico carisma y la belleza de su lideresa Obscura (Hannah Van Der Berg), crearon el ambiente propicio para que se diera una muy buena entrada.

El ritual oscuro comenzó con un par de bandas procedentes de Irapuato, demostrando que allá ademas de buenas fresas se produce también buen black metal. Sanguinem Daemonus y a Opposite Devotion, dejaron todo listo para que Non Vitam Existence continuaran el evento con su black metal denso y ataviados con túnicas que escondían sus rostros.

Mientras esto ocurría en el escenario, las chicas de Asagraum se tomaban fotos y convivan con sus fans, aún sin su maquillaje ni indumentaria en el bar del lugar. En el escenario un telón se cerró por completo y al volverse a abrir nos revelaría a las holandesas ya totalmente caracterizadas y el cambio es brutal sin duda. Su belleza terrenal ha dado paso a verdaderas criaturas escupidas por Belcebú. Obscura sostiene unas campanas de plata que hace sonar como introducción a “Black Triangle Temple” para después continuar con “Leviathan” y “Gospel of Ignition“. El ambiente que se respira en el bajo circuito es el de una demoniaca misa, donde todos especulantes reciben el credo siniestro de Asagraum, donde su vocalista parece entrar en trance cada que pone sus ojos en blanco de manera impresionante.

 

 

Tras concluir “Daar Waar Ik Sterf” y quizás en un acto de Dios por terminar la blasfemia, la cuerda de la guitarra de Obscura se revienta y la presentación es detenida alimentando en muchos el miedo de que sea definitivo. Pero esa noche, Lucifer no se dará por vencido tan fácilmente y las chicas regresan con todo arreglado para continuar la presentación. Unos asistentes gritan arengando a que se arme el slam y el baile de los golpes y los empujones se hace presente en los últimos temas como “Black Sun Prayer“, donde la batería adornada al pie con craneos retumba a todo lo que da con el aporreo por parte de Mortifero, su rubia baterista. “Carried by Lucifer`s Wings” es otro tema acelerado y veloz que mantiene la desatada euforia ardiendo cual el infierno mismo. Es un deleite ver desfigurarse el rostro de su bajista en cada nota en gestos demoniacos y horribles, contrastando con la pecaminosa sensualidad y porte imponente de Obscura al centro. “I Burn With The Devil” es el tema con el que el aquelarre se cierra, y las chicas de pocas palabras pero mucho talento agradecen al público su presencia, antes de retirarse de nuevo al agujero del averno que las ha dejado salir a esparcir su blasfemia.

 

 

 

G A L E R Í A
Las mujeres hacen Black Metal y lo hacen muy bien. Excelente noche para los amantes del género, quienes seguramente tendrán en Asagraum un nuevo valuarte a seguir.
100